Trabajadores de Mountaire Farms alegan que los productos químicos los están enfermando

Mountaire Farms workers in Lumber Bridge allege chemicals are making them sick


En una denuncia, los trabajadores afirman que se han enfermado desde que Mountaire “aumentó o cambió el uso de productos químicos en respuesta a un brote de salmonela”. Mountaire niega la acusación.

Por Greg Barnes, NC Health News

Y Nicolas Baintrub, Enlace Latino NC

Traducido por Lidia Hernández-Tapia

Los funcionarios laborales de Carolina del Norte investigan acusaciones de que los productos químicos que se utilizan en una planta de procesamiento de pollos de Mountaire Farms en el condado de Robeson han causado enfermedades a los trabajadores.

Una portavoz de la División de Seguridad y Salud Ocupacional del Departamento de Trabajo dijo en un correo electrónico el jueves que la división comenzó a inspeccionar la planta de Mountaire Farms en Lumber Bridge, una ciudad a unas 18 millas al suroeste de Fayetteville.

La inspección comenzó después de que el Centro de Justicia de Carolina del Norte presentara una denuncia con fecha del 19 de agosto ante el departamento de trabajo, a nombre de un trabajador anónimo.

La denuncia, presentada por la abogada del Centro de Justicia Carol Brooke, alega que el uso de químicos en la planta ha enfermado a varios trabajadores. La denuncia dice que Mountaire “aumentó o cambió el uso de productos químicos en respuesta a un problema de salmonela”.

“Hay un fuerte olor a amoníaco en muchas áreas de la planta”, escribió Brooke en una sección de la queja donde se describe el peligro. “Hay días en los que el olor es mejor, y otros días se nota desde el momento en que entras a la planta. Las personas tienen síntomas que incluyen dolor de garganta, tos persistente, dolor en el pecho, lengua inflamada, mareos, dolores de cabeza y desmayos”.

Brooke escribió que los trabajadores han informado sobre muertes recientes en la planta que creen que ocurrieron debido a los químicos, aunque dijo que no ha corroborado la acusación.

La portavoz corporativa de Mountaire, Catherine Bassett, cuestiona la denuncia.

“La seguridad de los trabajadores es siempre nuestra prioridad número uno y nos tomamos muy en serio todas las quejas. Sin embargo, esta queja contiene mucha información errónea”, escribió Bassett en un correo electrónico a NC Health News. “No ha habido cambios en el amoníaco y/o lejía en nuestra planta en Lumber Bridge, y no ha habido quejas de los empleados con respecto al amoníaco o lejía. Tampoco tenemos conocimiento de muertes o lesiones relacionadas con estos productos químicos. Recibimos la visita de OSHA ayer y no ofrecieron preocupaciones inmediatas y esperamos su informe final”.

Trabajadores renuncian

Según la denuncia del Centro de Justicia, un trabajador sufrió una infección pulmonar y perdió un par de semanas de trabajo. Dio negativo para el coronavirus tres veces. Al menos un trabajador ha ido a un hospital para recibir tratamiento, alega la denuncia, y algunos trabajadores de Mountaire acudieron a la enfermera de la planta y recibieron medicamentos que no ayudaron.

La denuncia dice que muchos trabajadores han denunciado el problema a las empresas que los contrataron o a sus supervisores de Mountaire, y varios trabajadores han renunciado porque la situación no mejora. Los trabajadores de Mountaire, en su mayoría latinos en Carolina del Norte, a menudo son contratados por empresas contratistas.

Jennifer Haigwood, portavoz del Departamento de Trabajo, dijo en un correo electrónico a NC Health News que la División de Seguridad y Salud Ocupacional comenzó una inspección de la planta de Mountaire el 24 de agosto. La división generalmente no responde a las solicitudes de comentarios sobre una investigación hasta que se complete una inspección.

Activista latina ha escuchado las quejas

Ilana Dubester, una activista por los derechos de los empleados de la planta de alimentos, dijo que comenzó a escuchar sobre una posible amenaza de contaminación por sustancias químicas en la planta de Mountaire de parte de los trabajadores hace unas dos o tres semanas.

“Lo que dicen es que en los últimos dos o tres meses, el período de tiempo no me queda muy claro, la planta aumentó la cantidad de químicos que se usan para limpiar el pollo y aumentó el amoníaco y el cloro a niveles realmente altos debido a un posible brote de Salmonella en el pollo”, dijo Dubester, líder de The Hispanic Liaison -o El Vínculo Hispano – en Siler City.

“Básicamente, sumergen el pollo en productos químicos y, a medida que el pollo pasa por la línea de procesamiento, los trabajadores se enferman”, dijo Dubester. “El olor es muy fuerte. Les está causando dolores de cabeza, algunos de ellos se desmayan, se marean. Tienen tos, dolor de garganta, ardor en los ojos, enrojecimiento de la nariz. Varias personas han tenido que ir al hospital”.

Dubester afirma que algunos trabajadores de la planta alegan que sus compañeros de trabajo han muerto a causa de los productos químicos, pero reconoció que no tiene pruebas.

“Todavía tengo que averiguar quiénes son estas personas y cómo murieron”, dijo.

Dubester refiere que los trabajadores le dijeron que se habían quejado con sus supervisores.

“Los trabajadores tienen miedo de hablar porque temen represalias, y esto afecta a cientos de trabajadores. Todos los que trabajan cortando pollo, y otros más”, dijo Dubester.

Trabajador alega haberse enfermado

Entre los trabajadores está María Gómez, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad. Gómez se queja de los mismos olores químicos y malestares descritos por Dubester y Brooke. Gómez dijo que los trabajadores sufren dolores de cabeza, vómitos, mareos, dolores de estómago, desmayos y diarrea.

“Sentí mucho dolor de garganta, vómitos, mareos”, dijo. “Salgo todos los días con dolor de cabeza, me arden mucho los ojos y me gotea la nariz como si tuviera gripe. Al principio el olor era insoportable, pero ahora ha disminuido un poco.

“Trabajo en la línea de producción. Es un trabajo muy agotador y hay que respirar bien por el esfuerzo físico. A veces me bajo la mascarilla para respirar mejor, pero es imposible porque la sustancia química es demasiado fuerte. Me revuelve el estómago. Y los jefes no me dan permiso para irme.

Gómez dijo que ella y otros trabajadores se han quejado de las condiciones en la planta.

“Cuando nos quejamos, nos ignoran”, dijo. “La voz de los hispanos no es válida, como si no fuéramos seres humanos. He presentado muchas quejas y nadie hace nada. No nos protegen. No les importa cómo se sienten los empleados”.

La planta Lumber Bridge de Mountaire cuenta con alrededor de 3 mil 400 trabajadores.

En 2009, una fuga de amoníaco en la planta mató a un trabajador y causó otros daños al menos a otros tres, según reportes publicados. La fuga ocurrió debido a la rotura de una línea de suministro. Mountaire fue acusado de 20 violaciones graves de seguridad y recibió una multa de más de 73 mil dólares.

Greg Barnes es el reportero de salud ambiental de NC Health News.

Nicolas Baintrub es el reportero que cubre política de Enlace Latino NC.





Source link