Mirando atrás a Leandro antes de la última audiencia de la Corte Suprema de Carolina del Norte

Looking back at Leandro ahead of the latest N.C. Supreme Court hearing


Mencione el nombre “Leandro” y seguramente verá cabezas asintiendo entre el establecimiento de políticas educativas de Carolina del Norte. Para el resto de nosotros, el nombre podría generar encogimientos de hombros.

¿Quién o qué es Leandro? ¿Y por qué hemos estado hablando de él, ella o eso durante casi tres décadas?

Carolina Journal repasa ahora algunos aspectos clave de la larga historia de Leandro. Esta revisión debería ofrecer un contexto valioso a medida que Leandro regresa al tribunal supremo del estado a finales de mes.

La historia comienza en 1994. Cinco sistemas escolares del condado de Carolina del Norte (Cumberland, Halifax, Hoke, Robeson y Vance) y familias de estudiantes que asisten a escuelas en esos sistemas presentaron una demanda contra el estado de Carolina del Norte y la Junta Estatal de Educación. Los demandantes argumentaron que las escuelas locales no tenían suficiente dinero de los contribuyentes estatales para cumplir con las obligaciones educativas constitucionales del estado de Carolina del Norte.

La demanda se tituló Leandro v. Estado de Carolina del Norte. Lleva el nombre de Kathleen Leandro y su hijo Robert, los primeros demandantes mencionados en la demanda original. Eventualmente, el caso tomó el nuevo título de la Junta de Educación del Condado de Hoke contra el Estado. Pero el nombre abreviado de Leandro se ha mantenido en uso durante 28 años.

Los sistemas escolares más grandes y ricos se lanzaron a los procedimientos legales a medida que Leandro avanzaba. Las escuelas de Wake, Charlotte-Mecklenburg, Durham, Winston-Salem/Forsyth y Asheville argumentaron que el estado también había incumplido sus obligaciones con ellas.

En 1996, la Corte de Apelaciones de Carolina del Norte rechazó los reclamos de los demandantes y de los grupos que intervinieron en el caso. Pero la Corte Suprema de Carolina del Norte cambió de rumbo.

Una opinión unánime escrita en 1997 por el Presidente del Tribunal Supremo Burley Mitchell concluyó que dos secciones de la Constitución de Carolina del Norte — Artículo I, Sección 15 y Artículo IX, Sección 2 — “se combinan para garantizar a todos los niños de este estado la oportunidad de recibir una educación básica sólida en nuestras escuelas públicas”.

A pesar de esta garantía, la mayoría de la Corte Suprema del estado estuvo de acuerdo con la Corte de Apelaciones en que la obligación constitucional no significaba que los sistemas escolares demandantes tuvieran derecho a importantes aumentos de fondos.

A diferencia de la mayoría de los casos que terminan en el tribunal supremo del estado, Leandro no terminó con el pronunciamiento de los jueces de 1997.

El caso volvió a un tribunal de primera instancia. El juez de la Corte Superior del condado de Wake, Howard Manning, pasó casi dos décadas celebrando audiencias y revisando datos para determinar qué tan bien el estado estaba cumpliendo con su deber de brindar a los estudiantes “la oportunidad de recibir una educación básica sólida”.

En un momento, Manning ordenó al estado que brinda servicios de prekinder a los estudiantes en riesgo. Esa decisión provocó una apelación directamente a la Corte Suprema del estado. El tribunal respondió en 2004, con una decisión denominada Leandro II para distinguirlo de Leandro I en 1997.

La decisión de Leandro II, escrita por el juez Robert Orr, rechazó el mandato de prekinder de Manning. Pero Orr y sus colegas afirmaron mucho de lo que Manning había determinado sobre los servicios para estudiantes en riesgo. Leandro II también explicó más detalles sobre cómo el estado cumpliría con el mandato de “educación básica sólida”.

Una vez más, la Corte Suprema del estado no ordenó gastos adicionales en educación.

Manning continuó entrenando con funcionarios de educación estatales y locales durante otra década. Los problemas de salud finalmente lo llevaron a alejarse del caso. En marzo de 2015 ordenó a las partes que presentaran un plan de acción “definitivo” para abordar los problemas de Leandro.

En octubre de 2016, el juez de la corte superior del condado de Union, David Lee, se hizo cargo del caso. Un mes después, los votantes de Carolina del Norte colocaron al gobernador Roy Cooper en la mansión del gobernador. Ambos cambios llevaron a desarrollos significativos en la historia de Leandro.

Mientras Cooper establecía una Comisión del Gobernador sobre el Acceso a una Educación Básica Sólida, enfocándose en temas relacionados con Leandro, los abogados que representaban al gobierno estatal comenzaron a trabajar con los demandantes de Leandro en solicitudes conjuntas. Solicitaron la autorización de Lee para contratar a un consultor independiente. Ese consultor desarrollaría un plan Leandro.

En marzo de 2018, Lee nombró a WestEd, con sede en San Francisco, para que se desempeñará como el consultor solicitado de Leandro. Al mismo tiempo, el juez rechazó la solicitud de la Junta Estatal de Educación de retirarse de la supervisión del tribunal en el caso.

WestEd entregó su informe en 2019, aunque los detalles se mantuvieron confidenciales durante más de dos meses. En enero de 2020, poco más de un mes después de que el informe llegará al público, Lee emitió una orden que se basaba en gran medida en los hallazgos de WestEd.

Para marzo de 2021, las partes de Leandro presentaron un plan de ocho años a Lee. También se centró en las recomendaciones de WestEd. Apodado el plan de remediación integral, requería miles de millones de dólares en nuevos gastos de educación, junto con nuevos estudios e informes que podrían generar aún más gastos en los años venideros.

El 10 de noviembre de 2021, Lee ordenó al estado gastar $1.75 mil millones adicionales para implementar dos años de recomendaciones del plan de remediación integral. Además de ordenar más gastos, el juez tomó la controvertida medida de ordenar que el dinero fuera transferido de la tesorería estatal y trasladado a agencias estatales. La orden de Lee pasó por alto a la Asamblea General y se centró en cambio en el director, contralor y tesorero del presupuesto estatal.

La segunda parte de la orden de Lee provocó la última disputa de Leandro. Esa disputa ha devuelto el caso a la Corte Suprema de Carolina del Norte.

La controladora Linda Combs acudió a la Corte de Apelaciones de Carolina del Norte y obtuvo una rara “orden de prohibición” contra la orden de Lee del 10 de noviembre. Combs argumentó que no podía participar en ninguna transferencia de fondos sin autorización de la Asamblea General. Hacerlo violaría su juramento y la expondría a cargos criminales.

Los demandantes de Leandro y los abogados del Departamento de Justicia de Carolina del Norte instaron a la Corte Suprema del estado a intervenir y resolver la disputa sobre la transferencia de dinero forzada. El alto tribunal acordó en marzo tomar el caso. Primero, el tribunal ordenó una nueva revisión del juez de primera instancia.

Ocho días después de la orden de Lee del 10 de noviembre, Cooper había firmado un nuevo presupuesto estatal con amplio apoyo bipartidista. La Corte Suprema del estado instó al juez Leandro a determinar cómo ese nuevo presupuesto afectaría el precio de $1.750 mil millones que había evaluado a los contribuyentes el 10 de noviembre.

El mismo día que la Corte Suprema en pleno devolvió el caso al tribunal de primera instancia, el presidente del Tribunal Supremo, Paul Newby, reemplazó a Lee. El presidente del Tribunal Supremo nombró al juez del Tribunal Superior Especial Michael Robinson para supervisar el avance de los procedimientos de Leandro.

Con el caso nuevamente frente a un juez de primera instancia, los líderes legislativos republicanos entraron formalmente en el debate. Al igual que Combs, se opusieron a la transferencia forzosa de dinero. También argumentaron que la ley de presupuesto estatal discutió por completo la orden de Lee del 10 de noviembre. Una vez que los poderes legislativo y ejecutivo acordaron las disposiciones de educación en el presupuesto, Lee perdió toda autoridad para ordenar cualquier otro gasto relacionado con la educación, dijeron los legisladores.

El 26 de abril, Robinson hizo dos cambios importantes en el pedido de cinco meses de Lee. Primero, el nuevo juez redujo el monto de la orden de $1,750 millones a $785 millones. Ese número estaba cerca de la cifra recomendada por los demandantes de Leandro y los abogados del Departamento de Justicia de Carolina del Norte.

Robinson también descartó la transferencia de dinero forzada de Lee. Al dictaminar que ningún tribunal había revocado el “mandamiento de prohibición” del Tribunal de Apelaciones contra la orden de Lee, Robinson determinó que estaba obligado a seguir el razonamiento de los jueces de apelación.

Ahora el caso está de vuelta ante la Corte Suprema del estado. Los argumentos orales están programados para el 31 de agosto. Los jueces examinarán la orden de Lee del 10 de noviembre y la orden enmendada de Robinson del 26 de abril.

Los demandantes y los abogados que representan al poder ejecutivo del estado respaldan el plan de Lee, incluida la transferencia forzosa de dinero. Los líderes legislativos se oponen a cualquier orden judicial que sustituya decisiones judiciales por opciones educativas realizadas por las ramas de formulación de políticas del gobierno estatal. Nels Roseland, quien asumió el cargo de contralor estatal interino luego de que Combs se jubilara el 30 de junio, continúa apoyando la estrategia legal de Combs de luchar contra la transferencia forzada de dinero.

Después de que el tribunal supremo del estado escuche los argumentos orales, el tribunal emitirá su decisión “en una fecha que se elegirá a discreción del tribunal”.



Source link