Residentes del condado de Haywood siguen recuperándose de la devastación por la tormenta Fred

Residentes del condado de Haywood siguen recuperándose de la devastación por la tormenta Fred




Traducción por Aarón Sánchez-Guerra

El 17 de agosto, Steve Chaney se paró en su casa en el condado de Haywood y vio desaparecer su camino de entrada bajo una avalancha lluviosa.

Justo antes de que la tormenta tropical Fred obligara a Chaney a encerrarse durante dos días, salió para echarle un vistazo a la inundación que tragó su propiedad. 

“Caminé hasta el final de mi entrada y la carretera asfaltada se estaba llenando como si fuera mantequilla”, dijo Chaney. 

Meses después de la tormenta, Chaney y muchos de sus vecinos todavía están lidiando con la reparación de sus hogares, ya que los fondos federales de recuperación largamente esperados han resultado difíciles de obtener.

Devastación de la tormenta

La tormenta tropical Fred sacudió el oeste de Carolina del Norte y golpeó con más fuerza en el condado de Haywood, específicamente en la pequeña comunidad montañosa de Cruso, donde vive Chaney, que trajo hasta 14 pulgadas de lluvia el 16 y 17 de agosto.

Seis personas perdieron la vida en la tormenta, y más de 450 casas y negocios fueron destruidos, según funcionarios del condado. 

Cuando finalmente pudo salir de su casa el 18 de agosto, Chaney dijo que las secuelas eran más devastadoras de lo que imaginaba: árboles arrancados de raíz y restos de casas estaban esparcidos a lo largo de Cruso Road.

La casa de Chaney, en la que ha vivido durante siete años, sufrió daños mayores. La inundación de dos días destruyó el camino de entrada, el techo y el manantial que proporcionaba agua limpia a su hogar montañero.

Recuperación de la inundación

En los días después de la tormenta, Chaney encontró una solución temporal para sacar agua del manantial. Pero sabía que arreglarlo permanentemente y reparar el techo y el camino de entrada requeriría más trabajo y costaría una cantidad mayor de dinero: $13,000 por su propia cuenta.

Entonces, Chaney presentó una solicitud a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) y sintió esperanza semanas después cuando un trabajador de FEMA le tocó la puerta y le hizo preguntas sobre los daños a su propiedad.

“Tenía amigos míos que vivían en Florida y habían pasado por huracanes que me llamaban y me decían: ‘No te preocupes por eso. FEMA ayuda’”, dijo. 

Pero esa esperanza desapareció semanas después cuando FEMA le envió solo $312 como cotización para la reparación de primavera. 

Aunque él consideró que esta cantidad era decepcionante, el portavoz de FEMA, Ron Roth, dijo que el trabajo de la agencia para ayudar financieramente a los propietarios de viviendas después de un desastre no es pagar por todo, sino ofrecer un poco de apoyo.

“Estamos tratando de ayudar a lidiar con algunas de esas necesidades inmediatas y tratamos de obtener algo de dinero básico para ayudarlo a que su casa sea habitable”, dijo Roth. 

La asistencia financiera de Chaney de FEMA fue menor que la de la mayoría de las personas que solicitaron ayuda. Según Roth, la asistencia individual promedio en el condado de Haywood fue de $5,994.

En total, 2,599 residentes de la región occidental solicitaron el programa de asistencia individual de FEMA. La agencia aprobó 785 de esas solicitudes y desembolsó más de $4 millones hasta el 20 de enero.

Chaney dijo que no sabía que el trabajo de FEMA era solo para satisfacer las necesidades inmediatas hasta que recibió el cheque.

“Si estas personas (en Cruso) hubieran sabido que FEMA vendría aquí sólo para apenas ayudar y decirnos: ‘Lo siento por ustedes’ y luego irse, no los habrían dejado venir aquí”, dijo.

Esperando ayuda federal

Después de que FEMA otorga el dinero inicial para el control de daños, la agencia remite a los residentes a otras entidades federales que podrían ayudar con daños más graves, como la Administración de Pequeñas Empresas de EE. UU. o el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones. 

A mediados de enero, la Administración de Pequeñas Empresas aprobó 58 préstamos hipotecarios por un total de más de $2,3 millones en el condado de Haywood, y el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones pagó 120 reclamaciones por más de $9,9 millones, según Roth. 

Chaney no solicitó ninguno de esos programas, aunque se los presentaron. Continuó arreglando su manantial para obtener agua limpia, y un grupo de la iglesia ayudó a arreglar su camino de entrada y su techo. 

“Solo puedes hacer una cosa a la vez”, dijo. “Preocuparse por eso no va a ayudar”.

La asistencia individual es sólo la mitad del rol de FEMA en la recuperación de la tormenta Fred. La otra parte, dijo Roth, es el programa de asistencia pública, que reembolsa a las organizaciones comunitarias y los gobiernos locales los costos de recuperación, como la limpieza de escombros y los edificios dañados. 

Hasta el 20 de enero, FEMA había aprobado $1.5 millones en reembolsos para gobiernos locales en todo el oeste de Carolina del Norte. Eso es una fracción de lo que necesita solo el condado de Haywood. 

El 26 de agosto, la Junta de Comisionados del Condado de Haywood asignó $5 millones para limpieza municipal por las inundaciones, que el condado espera que FEMA cubra, dijo el sheriff de de Haywood Greg Christopher en una conferencia de prensa ese día.

Pero el proceso de reembolso ha sido lento. 

“Ha sido difícil trabajar en el reembolso de los gastos locales y del condado”, dijo Travis Donaldson, director de los Servicios de Emergencia del condado de Haywood.

“Todavía estamos trabajando para procesar todo eso y enviar toda la documentación requerida para que podamos recibir el reembolso”.

Donaldson dijo que gran parte de la demora se puede atribuir a la pandemia de COVID-19, que ha minimizado las oportunidades de reunirse en persona con funcionarios federales para saber qué se debe hacer. 

“Obviamente, FEMA no está acostumbrada a estas restricciones de COVID y a lidiar con desastres en ellas, por lo que ha sido un proceso de aprendizaje para todos los involucrados”, dijo. 

Además de eso, FEMA tiene que aprobar cada proyecto de limpieza antes de que suceda para poder reembolsar al condado. Roth dijo que esto se debe a que la remoción de escombros puede ser un proceso complicado en términos de averiguar quién recolecta los escombros y dónde se desechan. FEMA también solamente puede financiar proyectos si la limpieza es necesaria para la seguridad pública.

Donaldson dijo que FEMA no aprobó algunos proyectos de limpieza para reembolso. Para estos proyectos, el condado buscará otros fondos, como la asignación estatal de $124,4 millones para el alivio de inundaciones en el oeste de Carolina del Norte en el presupuesto estatal.

Mientras Haywood continúa trabajando con FEMA, los funcionarios del condado también buscan formas de mejorar la infraestructura y aumentar la preparación en caso de que ocurra otra inundación. 

“Estamos analizando las lecciones aprendidas y las cosas que podemos mejorar y poner en práctica para anular todo lo que podamos, con suerte”, dijo Donaldson.

Pero en este momento, sólo cinco meses después de la tormenta desastrosa, el enfoque principal es lograr que el condado de Haywood vuelva a su estado original, una hazaña a la que nadie puede asignar una fecha de finalización definitiva. 

“Probablemente solo hemos recorrido el 25% del proceso de recuperación de la tormenta”, dijo Nick Scheuer, administrador de la ciudad de Canton, un municipio al norte de Cruso cerca del río Pigeon, que también sufrió daños graves. 

“Anticipamos que pasarán entre 24 y 36 meses antes de que completemos la mayor parte de nuestra recuperación de la tormenta”, dijo. “Roma no se construyó en un día, es lo que nos seguimos diciendo a nosotros mismos”.



Source link